Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 34 el Mar Jul 02, 2013 1:41 pm.
Últimos temas
» Cambio de botón élite - Once Upon a Time RPG
Mar Ago 04, 2015 9:54 am por Invitado

» Petición de Rol
Lun Jul 27, 2015 12:39 am por Jonathan Lowell

» The New York City [Normal - Confirmación]
Dom Jul 26, 2015 9:38 am por Invitado

» Petición de Color
Sáb Jul 25, 2015 11:43 pm por Admin

» Registro de Pb
Sáb Jul 25, 2015 11:09 pm por Rosemarie Clayton

» Registro de Cabaña
Sáb Jul 25, 2015 11:06 pm por Rosemarie Clayton

» this is my life ლ(╹◡╹ლ)
Sáb Jul 25, 2015 11:51 am por Anais M. Kennedy

» welcome to my life \non/
Sáb Jul 25, 2015 2:12 am por Anais M. Kennedy

» Quien llegue a 10 viola a alguien
Vie Jul 24, 2015 11:53 pm por Invitado



Élite


The Maze Runner
......

Étiennette M. Duvauchelle

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Étiennette M. Duvauchelle

Mensaje por Étiennette M. Duvauchelle el Lun Ene 07, 2013 6:37 am


Life's too short for so much sorrow.

Étiennette Duvauchelle

PB: WeronikaMamot

Éti, Nette
Francesa
Campista
Licántropo
Heterosexual
Dieciséis Años

Gustos:
-Las gomitas de osito.
-Los perfumes.
-El bosque.
-Dormir.
-Las joyas y accesorios.
-La moda victoriana.
-El sushi.
-Los pockys.
-Los perros.
-La carne.

Disgustos:
-Los gatos.
-Los malos olores.
-La gente prejuiciosa.
-Que la molesten por ser una tabla de surf. (¿)

Otros:
-Tiene una perrita llamada Sophie.
-Es adicta a las gomitas de osito.
-Le gusta la carne cruda, aunque es algo que jamás confesará.
-Ama bailar.
-Estudió ballet y violín por varios años.
-Tiene bien marcado su acento francés.


Personalidad

La personalidad de la castaña se ha visto afectada a lo largo de los años por todos los acontecimientos vividos. En la actualidad se puede describir como una chica alegre y conversadora. Está abierta a nuevas experiencias y no le niega una sonrisa a nadie. De momento piensa que hay que vivir la vida al día y trata de no quedarse con las ganas de nada. Obviamente hay límites que sabe que no se deben cruzar, sin embargo en todo lo posible disfruta el momento.

De un tiempo a la fecha se ha vuelto coqueta y seductora, pues ha notado que le gusta que la miren. No coquetea con todo el mundo, pero tampoco es tímida o seria. No al menos la mayoría del tiempo. Es divertida y cariñosa, no le cuesta dar muestras de afecto que involucren contacto físico, pues pasó muchos años con miedo de tocar a otros y transmitirles algo de lo que ella llamaba, su maldición. Ahora, sin embargo, es más de acercarse y entrar en confianza con personas nuevas sin mucha dificultad. Suele hacer mímica cuando habla y gesticula un poco más de lo normal.

Sonríe fácilmente y le gusta estar en actividad, se frustra si no es así. Suele ayudar cuando le es posible, aunque se dedica más a ver cómo divertirse. Le gustan las bromas y suele emplear sarcasmos, aunque pocas veces en afán de lastimar. Una chica fiestera que gusta mucho de los bailes y eventos sociales, aunque no gusta de organizarlos, pues es algo descuidada.

Despistada y torpe, se cae constantemente y suele romper cosas sin darse cuenta. Aun así le importa poco, aunque sus amigas la reprendan por sus descuidos.

Enamoradiza y romántica, si un chico se le mete en la cabeza hablará de él día y noche, aunque cuando eso sucede suele ser más tímida con él que con los demás. Una chica soñadora y dulce, a pesar de su vanidad inmensa y su locura ocasional, tiene buenos sentimientos. Quiere comerse al mundo por temor de que éste se la coma a ella. No desea perder nada por culpa de su condición, por lo que aprovecha más bien lo que ésta le ofrece.


Físico

Gracias a su condición como licántropo, Étiennette creció un poco más que las chicas de su edad. Alcanzando a los quince años una estatura de 1.76. A pesar de su altura ella no se acompleja en lo más mínimo, pues le agradan sus largas y bien formadas piernas. Su rostro es delgado y femenino, con un aire de elegancia que suele cautivar. Su cabello es largo hasta el final de la espalda, quebradizo y en un tono castaño medio. Dos pequeños y expresivos ojos marrones decoran su cara, así como una nariz pequeña y adorablemente respingadaza, y unos labios gruesos, finamente delineados.

En cuanto a otros atributos, si bien posee una cintura estrecha, vientre plano y unas caderas juvenilmente pronunciadas que dan paso a sus largas piernas. Su espalda angosta, brazos delgados y largos, así como manos pequeñas de dedos delgados. Si algo la acompleja es no tener pecho pequeño, sin embargo gracias a sus “curvas” su feminidad es obvia.



Historia

Nació prácticamente en cuna de oro, dieciséis años atrás. Su madre era hija de una famosa actriz francesa y su padre futuro heredero de una gran cadena hotelera, por lo que ambos tenían un futuro brillante en camino. Por lo mismo su matrimonio fue más que bien visto y su primera hija recibida con todos los lujos necesarios. Todo parecía indicar que la pequeña primogénita jamás padecería carencias y podría cumplir cualquier capricho. Y así fue los primeros años de vida de la menor. Su madre tenía importantes tratos para realizar comerciales de perfumes muy famosos en el país y su padre había tomado las riendas del negocio, dándole a su pequeña la vida que merecía y necesitaba.

Sin embargo todas las familias esconden secretos, y entre las paredes de la casona principal de los Duvauchelle, había uno terrible. El hermano mayor de Enzo, Jacques Duvauchelle, era un monstruo. Se encontraba encerrado en una habitación del lugar desde los dieciocho años, cuando fue atacado por un lobo y se convirtió en una bestia temible. Pero eso no se ventilaba, ah, no. Se rumoraba que el pobre tenía un problema mental y le mantenían en casa por seguridad. De vez en cuando lo dejaban salir, pero cuando la luna estaba llena tenía que estar prisionero. Claro que eso no lo sabían Étiennette y su madre, Josephine. Ellas sólo pensaban que el pobre estaba ahí por su propio bien. Aunque de haber sabido la verdad, la menor jamás habría tenido curiosidad de abrir la puerta de la habitación de su tío el día equivocado, a la hora equivocada.

Pero sucedió; y fue horrendo. Cuando los gritos llegaron al salón de juegos donde la familia estaba reunida, ya era muy tarde. Todos los sirvientes corrieron al auxilio de la niña, pero al llegar a ella tenía prácticamente un brazo desgarrado y el rostro marcado. Todo parecía indicar que moriría. Sin embargo cuando Jacques escuchó que acudían al auxilio de la niña, escapó, dejando a su sobrina de seis años medio muerta en el pasillo. Pero ella no murió. Conforme fueron pasando los días las marcas fueron desapareciendo, sin mencionar que las heridas cerraron increíblemente rápido. Pero su cuerpo comenzó a sentir muchas cosas para las que no estaba preparada.

Las primeras semanas fueron las más difíciles, pero poco a poco fueron notando que pasada la primera transformación todo parecía normalizarse casi todo el mes. Sin embargo por su seguridad dejó el colegio por un par de meses. Como era de esperarse, Josephine se negó rotundamente a encerrar a su niña como habían hecho con aquel pobre hombre, y dedicó cada día desde entonces a hacerle la vida más llevadera a Éti. Sin embargo ella se mostró callada y seria desde entonces, algo que no había sido nunca antes.

Con el paso de los años el matrimonio de sus padres se fue desmoronando. Ella le guardaba todo el rencor a su marido, pues él jamás le contó el secreto de su hermano. Él la acusaba a ella de no haber cuidado a la niña y finalmente terminaron distanciándose. Ella sabía que él tenía amantes y que por eso llegaba a casa tan tarde, pero estaba tan enfrascada en los cuidados de su hija que poco le importó. A pesar de lo mucho que la amaba, seguía temiendo a la maldición que había caído sobre su pequeña.

Cuando Éti tenía diez años, su tía abuela, una mujer mayor con una gran carrera como caza talentos en Inglaterra, las invitó a pasar vacaciones en su casa de verano de Londres. La menor no quiso aceptar, pero su madre, harta de los desplantes de su marido y el estrés diario, aceptó. En ese momento se dio cuenta de que su hija podía tener una vida perfectamente normal sin necesidad de ocultarse del todo. Así que tras mucho pensarlo, ambas se mudaron a Londres, en una pequeña mansión que el padre pagó sin reproches. Él estaba de acuerdo en visitarlas en festividades mientras ellas estuvieran aparte. Al año llegó el divorcio, pero Éti lo tenía asumido. Ingresó a un nuevo colegio y conforme pasaban los días, lo único bueno eran sus nuevas amigas. Con dos de ellas se volvió inseparable, y una le enseñó -sin conocer su secreto- que cada día se vive como si fuera el último, sin importar lo malo o lo bueno que suceda.

Ese momento, en que ella entendió que no podía dejar que su maldición la dominara, decidió cambiar. Sin problemas su madre y ella fueron de compras. Rehizo su guardarropa, compró accesorios, zapatos, bolsos, maquillaje, perfumes al por mayor y comenzó a abrirse más. Sintió que recuperaba años perdidos de su vida, volviendo a reír abiertamente, animándose a fijarse en chicos y yendo a fiestas.

Así fue que cuando escuchó de un campamento donde había otros como ella, no dudó en rogar por ir. Su madre se negó rotundamente, pero ella prometió ser cuidadosa, no hablaría de eso con alguien que no supiera era así. Después de semanas de rogar, consiguió convencer a su madre y, con maletas en mano, se dirigió al campamento al lado de una de sus mejores amigas.

Thanks, Cane (:



avatar
Étiennette M. Duvauchelle

Localización : El río
Puntos : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Étiennette M. Duvauchelle

Mensaje por Admin el Lun Ene 07, 2013 1:22 pm




avatar
Admin

Puntos : 462

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.